Archivo de la etiqueta: revlon cream blush

Revlon Photoready Blush: mi primer recomendado para este verano

Estándar

Debo decir que me fascinan los productos para las mejillas. Rubores, polvos bronceadores, iluminadores, ocupan un cajón entero en mi cómoda de maquillaje. Eso creo que viene porque tengo la cara digamos un poco plana (o redonda?) y estos productos le dan otra dimensión a mis facciones además de agregar un tono “saludable” del que carezco por completo. Ven esas personas  -bendecidas- que siempre tiene las mejillas naturalmente rozagantes? Bueno, yo soy lo contrario, jamás me ruborizo, nunca tuve las manzanitas coloradas ni aún siendo una niña pequeña. Shame on me, pero al menos me divierto coleccionando rubores 😛

Cuando vi por primera vez la colección Escapism de Revlon, supe que cuando llegara (y llegó justo al empezar la primavera del hermisferio sur) iría por los rubores que acompañan esta colección.

Estas bellezas llamadas Revlon Photoready Cream Blush vienen por el momento en tres tonos bien veraniegos: Flushed, rosa fuerte no muy frío (no tiende al lila) por lo que es bastante adaptable a todos los subtonos de piel, Coral Reef que se muestra naranja vibrante en el pote pero sospecho que muta en la piel (después verán por qué se los digo) y Pinched, un tono durazno más apagado, casi nude, muy clarito y nada intimidante. Creo que ya son permanentes así que espero que más adelante incluyan otros como marrones o ciruelas… muero por tonos más otoñales.

El envase de plástico con tapa rosca ocupa poco espacio y es delgado, ideal para la cartera.

Su textura es la de un gel a simple vista, pero al sentirla con los dedos se nota una textura cremosa y nada oleosa ni pegajosa. Se aplica sobre la piel (yo usé los dedos) con golpecitos extendiendo el producto en trazos no muy largos, porque sino el color se pierde. Queda un acabado aterciopelado muy suave al tacto, no brillante ni lustroso (ni se pegan los cabellos en las mejillas).

Vean los swatches, con sol directo y luz natural en la sombra. Coral Reef se ve como su nombre lo advierte: coral, rojo sol, rosa cálido… nada que ver con el naranja que parece ser, al menos en mi piel.

 

No tienen partículas de brillo, pero el tono Pinched es como satinado y creí ver brillitos dorados (?). No son muy pigmentados, así que podemos ir modulando el color sin mucha complicación. La desventaja que encuentro es que los veo muy suaves para pieles más oscuras, el tono más claro se ve apenas en mi piel y los otros más vibrantes dan el color justo pero nada excesivo para mi tono medio (NW20-25 en MAC, como referencia). Así que las blanquitas no se asusten, si les gusta ese rosa chicle, agarrenlo con confianza que no es tan chillón como parece.

Para las que siempre miran estas cosas (incluyo-ME) su ingrediente principal, número uno en la lista es la Dimeticona, la silicona más silicona de todas, lo que explica la textura aterciopelada que deja en la piel, similar a la de una prebase.

Muy importante es aplicar estos rubores directamente sobre la base de maquillaje y antes del polvo, porque al ser cremosos arrastran el polvo dejando parches y enchastres. Sobre la piel desnuda quedan más divinos aún, así que si tienen la piel en buenas condiciones aprovechen.

La duración es buena, me aguantó abrazos y arrumacos (sin exagerar eh). Y no se puso grasiento con el calor de 40 grados que tengo el placer de disfrutar.

Me gustan bastante, son distintos a todos los rubores en crema que he probado hasta el momento. Me encanta que no sean pegajosos y la rapidez con la que se aplican.

El precio en Asunción es de 13,60 US$ y se consiguen en perfumerías y farmacias.

Y, gustó?

Besitos y buena semana!!!

 

Anuncios