Archivo de la etiqueta: ojeras

Capítulo aparte: mis ojeras

Estándar

Quiero compartir con ustedes una parte de mi rutina de maquillaje, que creo que es la más importante, porque se trata de camuflar mi peor defecto: las ojeras. Hace tiempo que mi amiga Trapoholica me pidió un post al respecto, así que va dedicado a ella (nena: vos no necesitás tanto corrector, creéme).

La cosa va explicada en dos pasos, que son estrictamente necesarios para mi, y espero que les sea de ayuda.

Primer paso: Preparar la piel

Las ojeras se pueden ver empeoradas por otros defectos como bolsas, deshidratación o arrugas. Si tenemos los ojos hinchados, secos o con líneas, es muy difícil que un corrector cumpla bien su función, al contrario, puede llegar a resaltar más esos problemas. Por eso lo principal es preparar la zona antes del corrector.

Lo básico es la hidratación, que ayuda a que el corrector se fije mejor y atenúa las líneas donde después se empiezan a formar pliegues. Para los días en los que solo necesito un toque de hidratación, mi crema preferida para antes del maquillaje es AQUAporin de Eucerin.

Es una cremita liviana que se absorbe totalmente en pocos segundos, y deja la zona confortable. Por experiencia les digo que no es conveniente usar cremas muy pesadas de tratamiento antes del corrector, ya que muchas tardan en absorberse y forman grumos o texturas feas al colocar el maquillaje encima.

Cuando tengo bolsas y ojos hinchados por alguna gripe o mucho tiempo en la computadora (porque mi trabajo así lo demanda) es cuando recurro a otros tratamientos más específicos, que ayudan a descongestionar la zona. Los productos que utilizo habitualmente y que me dan buenos resultados son dos: la mascarilla de Clarins Masque Contour des Yeux Anti-Fatigue Lissant Immédiant y el gel de Givenchy Lifting Yeux Anti Poches & Cernes.

La mascarilla de Clarins se aplica por 10 min y luego se retira con agua, ayuda a desinflamar los ojos y es muy hidratante, cuando tengo tiempo de usarla lo hago y es realmente buena. El gel de Givenchy se guarda en la heladera, su envase es de metal para mantenerlo bien frío y tiene roll-on para masajear alrededor de los ojos, contiene cafeína y otros componentes anti-inflamatorios que producen un efecto lifting inmediato, apagando las bolsas y levantando la mirada. Es menos hidratante que la mascarilla pero es mi preferido en las mañanas para despertar la mirada, y porque no hay necesidad de retirarlo ya que se absorbe sin dejar rastros.

Yo me complico con todo esto porque verdaderamente tengo unas marcadas ojeras, grandes, violáceas y muy anti estéticas. Son genéticas, tengo antepasados moros que me dejaron ojos grandes, tristones y estas ojeras, ja.

Y ahora sí vamos a lo principal (aunque no le resten importancia al paso previo).

Segundo paso: Igualar el color de la ojera al resto de la cara

Como siempre acá voy a hablar de mi experiencia, que puede servir o no dependiendo del caso.

Actualmente estoy utilizando dos tipos de correctores: líquido y crema, de acuerdo a la necesidad y al tiempo que disponga para lidiar con mis ojeras. Les hablaré brevemente de los que hasta el momento me funcionan mejor

MAC Prep+Prime Highlighter tono Bright Forecast y Guerlain Terracotta Touch tono Blondes.

Son del tipo líquido de los que tienen el pincelito incorporado, y ambos son de color salmón. El tono es realmente mucho más naranja que la piel de mi rostro pero sobre las ojeras, se iguala prácticamente al de mi piel (porque el naranja neutraliza el violeta). O sea este producto actúa como un pre-corrector y corrector al mismo tiempo.

El swatch de la izquierda es MAC que es ligeramente más cubriente  y el de la derecha Guerlain que tiene cierto tono más dorado si miran bien. Me encantan porque son livianos y bastante hidratantes. Ambos se venden como iluminadores, por lo que tienen cierto brillo (en el de Guerlain más) pero no se nota ni aparenta oleoso en las fotos, siempre y cuando lo sellemos con polvo al final.

Kryolan Dermacolor Camouflage en tonos D30, D4 y DFD.

Son correctores profesionales de alta cobertura y yo los compro en formato de repuesto de paleta (y hace poco me compré la paleta vacía de 6 para no tenerlos sueltos por ahí).

Son muy cubrientes pero tienen que aplicarse con mucho cuidado y tratando previamente la zona, ya que si tenemos líneas o deshidratación el corrector se seca y cuartea.

El D30 es naranja intenso, y lo uso como pre-corrector, aplicando apenas una pequeña cantidad con un pincel, como para teñir la zona donde luego va el corrector (cualquiera, puede ser el de Kryolan u otro). Es asombroso el resultado que se logra en mis ojeras con este paso, puedo decir que es la única forma que encontré de cubrirlas casi al 100%. Solo hay que tener cuidado de no exagerar con el naranja, porque después se convierte en una ojera anaranjada complicada de borrar.

Los otros dos tonos nude los voy mezclando según necesidad, aunque mi piel tiende más al D4 (el del medio).

Otros: Revlon, Dior, Clarins

Son los otros correctores que tengo y que solo me sirven con pre-corrector, porque al no ser completamente opacos, queda la ojera de un color grisáceo muy feo. Yo se los presento de todas maneras, porque si no fuera por mi condición extrema de ojerosidad, creo que servirían solitos.

Si alguien quiere detalles sobre alguno de ellos me pueden preguntar y con gusto les contesto en comentarios, porque no quisiera alargar demasiado el post.

Y por último les cuento como yo me aplico el corrector, algo aprendido haciendo pruebas y es lo que me funciona mejor (repito: no es una técnica profesional así que no me linchen ;)).

Si la base de maquillaje es líquida (lo más común en mi caso) aplico primero la base por todo el rostro, y solo un poco -para no recargar- en las ojeras y párpados, para ir aclarando algo la zona. Si voy a usar precorrector naranja, lo hago en primer lugar, antes incluso de la base, porque la pastita de Kryolan se adhiere mejor a la piel limpia.

Si voy a usar base en polvo, me coloco primero el corrector, porque colocar algo líquido o en crema sobre el polvo no es lo más prolijo que digamos (es horrible y arruina todo, que quieren que les diga).

Como yo tengo toda la zona de los ojos muy oscura, también me pongo corrector en los párpados, aunque en menor cantidad.

En resumen este es el orden que funciona mejor en mi

pre-corrector + base líquida + corrector + polvo

pre-corrector + corrector + base en polvo

Los correctores que tienen  pincel como el de MAC, los aplico con el mismo pincelito y solo los aprieto un poco con la yema de los dedos para borrar las líneas que deja el pincel, siempre sin arrastrar. Los correctores en pasta como el de Kryolan los pongo con pincel sintético o con los dedos, calentándolo un poco antes y siempre dando toques como “pegando” el producto. En ningún caso me gusta usar la famosa esponjita, es algo personal, porque todavía no le agarro la mano y quedo toda manchada. Al final, luego del corrector, aplico polvo para fijarlo y matificarlo.

A pesar de toda esta ceremonia, sigo creyendo que mis ojeras se notan, sobre todo en vivo…  pero por suerte en las fotos son casi imperceptibles, así que estoy conforme con el resultado.

Bueno, espero que puedan rescatar algo útil de lo que les conté. Y las que no son ojerosas den gracias a la madre naturaleza cada vez que se miren al espejo, por librarlas de semejante complicación 😉

Besitos y buena semana a todas!

Anuncios